Skip to content

A Biblioteca do Ocidente em Contexto Hispânico

14/06/2013

cartel

A Universidade Internacional de La Rioja, em colaboração com o Grupo de Análise do Discurso do Centro de Ciências Humanas e Sociais (CSIC), organiza o congresso «La Biblioteca de Occidente en Contexto Hispánico» sobre o futuro do livro tradicional na nova civilização eletrónica. Este congresso decorre de 17 a 22 de junho de 2013, em Madrid e Logroño. Ricardo Namora participa com a comunicação “La falacia de la biblioteca digital”, na qual se propõe discutir algumas noções “tradicionais” e “digitais” de literatura à luz do conceito físico, interativo e patrimonial de “biblioteca”.

Ricardo Namora: ‘La Falacia de la Biblioteca Digital’

Uno de los desafíos más interesantes que nos pueden colocar las bibliotecas digitales consiste en saber, al final, lo que cuenta como biblioteca y lo que cuenta como digital. Se podemos aceptar pacíficamente que una biblioteca es un lugar donde se encuentran textos bajo una determinada selección y ordenación, eso puede significar que, en efecto, las bibliotecas digitales han protagonizado una verdadera y progresiva revolución en el mundo occidental. Esas suponen, además de un acceso inmediato a la información, la posibilidad de producir interacciones con los textos que el material impreso imposibilita por definición. En un sentido importante, la biblioteca digital del libro analógico supondrá una democratización de la lectura, un libre acceso sin precedentes y toda una nueva forma de manejar la literatura. Sin embargo, cuando hablamos de bibliotecas hablamos también de conservación y de replicación de contenidos, contenidos esos que funcionan con una base textual y un régimen de lectura que son familiares, culturales y usuales. O sea, el manejo de partes de bibliotecas supone un razonable conocimiento de los modos correctos de funcionamiento del libro, de la biblioteca y de la lectura. Desde ese punto de vista, se puede decir que, como seres culturales, estamos bien equipados para negociar nuestra posición epistemológica cuando se trate de bibliotecas digitales construidas desde contenidos analógicos – libros en papel, periódicos o revistas. Muy diferente es, creo, nuestra posición cuanto a la posibilidad de una biblioteca digital del digital. O sea, mucha de la literatura digital de los años 1970, 1980 y, incluso, 1990, se basaba en programas y códigos operativos que son en el día de hoy absolutamente obsoletos – no funcionan más y, además, no hay forma de hacer funcionar de nuevo ciertas herramientas de lectura digital usadas en esas décadas. Lo que pretendo discutir en esta comunicación es precisamente la imposibilidad de una biblioteca digital de la literatura digital, o de un museo del digital, argumentando que la materialidad de la literatura es indispensable para la idea que hacemos de ella, de sus ideas, de sus narrativas y de su carácter ficcional.

Os comentários estão fechados.

%d bloggers like this: